Maratón de Sierra Leona: La experiencia de Fuensanta

Cuando Fuensanta se apuntó para el Maratón de Sierra Leona 2019, se unió a nuestra familia de Street Child. Inmediatamente, lanzó su recaudación de fondos y en solo 6 semanas, recaudó 5000€ para los niños de Sierra Leona.

Lee aquí sobre su motivación para participar y su experiencia.

La meta no es solo el Finish Line de una carrera maravillosa, sino la labor previa de la recaudación de fondos, el haber ido hasta allí para conocer de primera mano el país, su gente, y los proyectos que Street Child está llevando a cabo, y las conversaciones con los participantes y la gente que ha hecho esto posible.
— Fuensanta, 2019
3B2A1A79-1A03-4BDC-9448-D75DBBE48AB7.JPG

¿Por qué decidiste participar en el maratón de Sierra Leona?

El maratón de Sierra Leona se presentó ante mí de manera fortuita, y en parte representaba una meta en sí misma de algo que empezó a gestarse a finales del 2017. La combinación de deporte, aventura, conciencia y solidaridad era justo lo que necesitaba, y en cuanto supe acerca de este evento algo dentro de mí hizo click y me apunté sin dudarlo.

A finales de ese año uno de mis hermanos se puso malito y decidí dedicarle un maratón, independientemente de cuál fuera el resultado de su hospitalización. Vi resiliencia en él, y en otros muchos niños del hospital, y ahí pensé: si ellos pueden con esto, yo puedo con 42km. Sabía que correr porque sí no iba conmigo, pero correr por alguien o por algo sí encajaba con mi manera de ser: es como dedicarle a alguien tu esfuerzo, tu tiempo y tus kms. Mi primera carrera fue un 10K, y se la dediqué a él. Fue justo 4 meses después de que falleciera. A los 10 meses hice mi primera media, también por y para él, y a partir de ahí entendí que nunca iba a correr sola, que él iba a estar conmigo, así como mis otros dos hermanos (M-A-T).  

Los 42km en Makeni iban a suponer un reto a nivel físico, pero también intrapersonal e interpersonal. Me explico: hasta la fecha solo había corrido en memoria de alguien, y aunque he participado en alguna carrera solidaria no había ido más allá. Esta carrera sin embargo me ofrecía la oportunidad de salir de mí y mis motivos, para adquirir razones nuevas y convertir así estos KMs en algo más que una mera cuestión personal.

El maratón de Sierra Leona se lo dedico a él (M), a mis hermanos, a todos los niños que conocí en esa UCI, y a todos los niños y niñas que por la causa que sea están en situación de vulnerabilidad y necesitan visibilidad, apoyo, cariño y dedicación.  

¿Qué aspecto del viaje quedará grabado en tu memoria?

Contestar “TODOS” es algo ambiguo pero es como lo siento. Si tuviera que elegir me quedaría con la unión y la fuerza del grupo. Esto lo representa muy bien la carrera en sí misma y la llegada a la meta: símbolo de haber conseguido, entre todos, lo que llevábamos meses preparando. La llegada a la meta supuso, al menos para mí, una liberación de emociones y sensaciones que fui acumulando desde que me inscribí hasta que llegó el día del viaje, y se fueron tornando más fuertes durante las visitas a los proyectos y las conversaciones en los trayectos de ida y vuelta.

Ser testigo de cómo más de 100 personas durante meses hemos compartido el mismo objetivo es una sensación embriagadora. Cruzarte con los runners durante la carrera y darnos ánimos suponía no solo un subidón para seguir corriendo, sino un “Amigo, te entiendo y me entiendes. Estamos aquí por lo mismo y lo hemos conseguido”.  Y de repente entiendes eso de que la unión hace la fuerza, y el compromiso de uno es el compromiso de muchos y así es más fácil llegar a la meta.

La meta no es solo el Finish Line de una carrera maravillosa, sino la labor previa de la recaudación de fondos, el haber ido hasta allí para conocer de primera mano el país, su gente, y los proyectos que Street Child está llevando a cabo, y las conversaciones con los participantes y la gente que ha hecho esto posible.  

 
a0da35f8-e663-4392-9802-4f38a1e94558.jpg
 

¿Cómo viviste el maratón? ¿Era diferente que otros maratones que has corrido? 

Totalmente. Lo viví con un poco de incertidumbre al principio, pues era la primera vez que iba a recorrer esa distancia y no sabía cómo iba a reaccionar mi cuerpo, menos aún con 90% de humedad y en un territorio completamente desconocido para mí (teníamos la ruta, pero fueron 42km de descubrimiento puro).  Solo había corrido en ciudad y algún que otra dehesa, pero el recorrido de Makeni es otro nivel. Una pasada. Y salir a las 6am, que en principio suena a locura, es impresionante.

Iba muy asustada por la climatología ya que nunca había corrido en situaciones tan extremas, pero me sorprendió ver cómo el cuerpo se adapta rápido (aunque hay que correr a una velocidad por debajo de la habitual). Para que la carrera sea un éxito y no pase nada,  la logística y la organización es fundamental. Está todo muy bien pensado, y en todo momento sabes que tanto gente de Street Child, voluntarios, locales y Exile Medics están allí para y por ti, así que el riesgo de que algo te pueda pasar se minimiza y se te quita la presión. ¡Yo hasta tuve que dejar de coger agua en algunos puntos de avituallamiento porque iba perfectamente hidratada!  

¿Cómo fue tu experiencia con la recaudación de fondos? ¿Tienes algún consejo de cómo hacerla?

Nunca antes lo había hecho y fue todo un desafío. Me supuso mucha más dedicación esto que la preparación física para la carrera. Con eso lo digo todo. No sabía cómo hacer para llamar la atención de la gente y transmitirles mis motivos y el porqué de mi viaje a Sierra Leona. Entiendes que la gente está inmersa en sus cosas, así que está en tu mano dar con la tecla para que salgan de su rutina diaria y escuchen lo que tienes que decir, o lean lo que has escrito para que se animen a donar. Intenté integrarlo en mi día a día a través de las redes sociales, y me empapé acerca de StreetChild todo lo que pude, porque aquí la información es clave. La gente tiene que entender no solo tus motivos (ya que las donaciones principales suelen venir de familiares y amigos) sino también dónde va destinado ese dinero. Transparencia y honestidad es fundamental.  

No tengo consejo per se, pues cada uno al final debe conectar con sus propios motivos y hacerlo acorde a ello, pero sí que es cierto que es mucho más efectivo cuando tienes material de primera mano que compartir y sobre el que hablar. Una vez llegas allí, y haces las visitas, es más sencillo hacer entender que las aportaciones que hagan, por pequeñas que sean, tendrán un gran impacto en la vida de miles de niños y niñas de Sierra Leona.

6aa3303d-8fcd-40f4-be1f-6e65e09c300a.jpg

Ahora que has regresado, ¿notas un impacto del viaje en tu vida?  

Sin duda. Nunca había hecho nada parecido, y lo repetiría de nuevo. Es una experiencia intensa, y aun estoy procesándola. Considero que son viajes que impactan a todo aquel que lo realice, pues estas abierto a ello. Hay una predisposición a conocer, a saber, a aventurarte… y eso, como mínimo, engancha para una segunda vez. Es una experiencia que te aporta en muchos niveles siempre que estés dispuesto a ello.  

¿Qué crees que podría convencer a otros a registrarse para el maratón? 

No tener miedo (SL puede asustar por falta de información)  y la satisfacción de verte capaz y pertenecer: por un lado ser capaz de hacer la carrera y conseguir el objetivo del fundraising, y por otro de ser parte de un engranaje que está constante movimiento intentando hacer que el mundo sea poco a poco un lugar mejor.

Florian Weimert