De una vida en la calle a dirigir un negocio

Este es James. Nació en el distrito de Tonkoli, en Sierra Leona. Tiene de 45 a 50 hermanos y hermanas, de diez madres diferentes. Su padre es taxista y su madre ama de casa, con un pequeño negocio.

Igual que muchos niños en Sierra Leona, se mudó a Freetown donde residía su tía, para poder ir a la escuela. En 2003, su tía tuvo problemas financieros y tuvo que mudarse a Guinea. Como resultado, James terminó en la calle. Rápidamente se independizó y comenzó a trabajar como maletero en la terminal del Puerto de Ferry.

"Todos los días buscaba mi propia comida, me vestía y dormía en el mismo lugar donde se hospedaban mis amigos, a veces en el mercado. La vida en la calle no es fácil, incluso es muy difícil. A veces tuve que robar algo para sobrevivir, la policía nos detuvo y comenzó a hostigarnos en la cárcel, llevándose todas nuestras pertenencias, incluso lo que habíamos ganado ese día ".

 

 

James tuvo que soportar mucho cuando vivía en la calle. La vida que vive hoy, sin embargo, es muy diferente. Conoció a Peter, uno de los trabajadores sociales locales de Street Child. Él lo ayudó a cambiar su vida y le trajo la idea de aprender carpintería. Ahora James tiene su propio negocio en Freetown, donde fabrica muebles.

"Al principio fue muy difícil volver a mi antigua vida. Hablaba una vez o dos veces a la semana con Peter. En ese momento cambié mucho. Cuando me convertí en padre cuando supe que tendría un hijo decidí cambiar mi vida, eso me mantuvo enfocado "  .

James conoció a la madre de su hijo cuando ella trabajaba en la misma terminal del ferry donde James trabajaba como chico de equipajes en ese momento. A día de hoy, están casados tienen un hijo de tres años, que pueden mantener gracias a la oportunidad que obtuvo James.

 

carpintero+james+sierraleona.jpg
oficio+sierraleona+james.jpg
Anne Beuken