Reconstruyendo la educación en las comunidades más desesperadas de Nigeria

 

‘Era más que devastador’ fueron las palabras que Jacob, nuestro director local de proyectos en Nigeria, escogió para describir las duras condiciones, la malnutrición masiva y la falta de acceso a la educación que observó cuando visitó por primera vez los dos mayores campamentos de desplazados internos (IDP) en Biu, en el noreste de Nigeria.

El grupo terrorista conocido como Boko Haram ha acechado el noreste de Nigeria durante gran parte de la última década. Temiendo por sus vidas, miles de personas han huido de sus hogares y ahora viven en comunidades de acogida donde los servicios básicos están sobrecargados y cuentan con recursos insuficientes.

Muchos niños combaten esta dura realidad diariamente en los campamentos de desplazados internos, donde tiendas provisionales en un suelo polvoriento constituyen su único refugio. Algunos niños llevan mochilas escolares de otras ONGs, quienes una vez les visitaron para distribuir material escolar. Sin embargo, las escuelas existentes en Biu están completamente abastecidas, por lo que sus posibilidades de obtener una educación son escasas. Sin acceso a una escuela segura, estos niños dependen de voluntarios de la comunidad local quienes sin preparación como docentes les enseñan en la sombra de un árbol.

La situación en Biu no es única. En otras comunidades del noreste de Nigeria, la condición de la educación es terrible. El proyecto actual de Street Child en Nigeria dará a los niños desplazados de Biu, y de más allá, la educación que se les ha sido negada hasta ahora. En los próximos 3 meses, trabajando juntamente con cinco colaboradores locales, construiremos 60 centros de aprendizaje temporales y renovaremos 120 aulas. Jacob y su equipo, también han estado trabajando con el gobierno nigeriano para encontrar y preparar docentes; el gran desplazamiento de personas a través del noreste de Nigeria indica que hay pocos maestros calificados quienes se encuentran alejados entre ellos. Los voluntarios de la comunidad también reciben entrenamiento para que puedan aportar apoyo psicosocial a los niños que han sufrido de algún trauma y que han presenciado hechos que ningún niño debería observar.

Durante los próximos 3 meses, Street Child llenará la brecha existente en la educación y dará a 26.000 niños nigerianos desplazados un lugar seguro donde puedan aprender. Siendo la única agencia que construye escuelas en el área, nuestra intervención no puede ser muy pronta.  

 
Proyecto Nigeria Street Child
Proyecto Nigeria Street Child
Projecto Nigeria Street Child
Florian Weimert