Cómo tener éxito en tu recaudación de fondos

 

Siempre quise correr una maratón. Cuando vi que se acercaba la Maratón de Barcelona, me inscribí ... A los 5 minutos de tomar esta decisión, me di cuenta de que no hay manera que un ser humano sensato corriera voluntariamente 42 kilómetros solo por el desafío, así que pensé que necesitaba otro tipo de motivación. La solución a mi búsqueda de motivación: conseguir amigos que me presionaran a participar. Aún mejor, recaudar dinero para una obra de caridad. Al analizar las diferentes ONGs europeas que tienen un impacto social sustancial y que de igual manera están relacionadas con algún tipo de evento de maratón, me topé con la organización perfecta: STREET CHILD.

Olvídate de la euforia del corredor, se trata de la gran cantidad de logros que obtienes incluso antes de que comiences a entrenar, desde el momento en que recibes el email de confirmación de registro de los organizadores de la maratón, ya te sientes como una persona diferente. Ya sabes todos esos libros de autodesarrollo que lees o pretendes leer (seamos honestos, los artículos de Buzzfeed no son libros), sobre los directores ejecutivos y sus hábitos secretos para el éxito, crees que ya has entendido todo eso. Pero eso es lo que hice, me entusiasmé demasiado y les dije a todos los que vi en los próximos días que iba a correr una maratón. Se sintió muy bien.

Maratón
 
 

Aquí es donde viene la parte difícil: sin dolor no hay ganancia. Sí, es cursi, pero es verdad. Mi entrenamiento religioso comenzó bien, me levantaba a las 5 de la mañana, y pasaba horas corriendo cada dos días. A veces tienes días buenos, a veces sientes que vomitarás y algunos días simplemente estás aburrido. Pero ya les dijiste a todos que irías así que no hay marcha atrás. Puedo desmotivarme muy fácilmente, ya que podría elegir sin problema acostarme en el sofá y ver seis temporadas consecutivas de “Breaking Bad.” Pero la idea de que un completo extraño o algún amigo de Facebook piense que no pude correr la maratón después de alardear tanto me motivó más que nunca y, además, también corría por una buena causa.

Entonces continuas tu entrenamiento. Mi llamado "entrenamiento religioso" y mis hábitos alimenticios saludables obviamente tuvieron sus altibajos al tomar en cuenta el estrés de los exámenes y un mes de puro deleite - también conocido como Navidad- en el que me llené la cara con pavo y salsa extra. Apenas caminé durante ese período y mucho menos corrí.

Después de volver al ritmo del entrenamiento, pensé que debería centrarme en la recaudación de fondos. Pensé que todos mis amigos y familiares me apoyarían. Quiero decir…estoy recaudando dinero para LA EDUCACIÓN DE NIÑOS EN UN PAÍS AFRICANO POR DIOS. Estaba equivocado. ¿Adivina qué? ¡Todos te olvidan y te ignoran! Así que aquí hay un manual de instrucciones que te guiarán paso a paso en tu próxima recaudación de fondos:

Maratón

1. Sé entusiasta e ignorante sobre lo difícil que será esto. Cuéntales a las personas sobre tu recaudación de fondos y ten la expectativa de que se interesen y se muestren proactivos a la hora de hacer una donación.

2. Fracasa y recibe tan solo una donación de parte de tu propia madre. Después de todo, mi madre siempre me dijo que yo era especial.

3. Intenta recibir donaciones otra vez a través de spam excesivo en las redes sociales. Cuando esto no sea suficiente, empieza a copiar y pegar el mismo mensaje y envíaselos a todos directamente una y otra vez.

4. Recibe advertencias de Facebook sobre tu spam excesivo.

5. Ignora Facebook.

6. Se bloqueado por Facebook durante 48 horas.

7. Haz que la gente se sienta mal consigo misma y sus privilegios cada vez que los veas para que se vean obligados a donar.

8. Triunfa.

De parte de todo el equipo de Street Child España, ¡muchas gracias a Patrick Wolter y Irem Adigüzel por compartir con nosotros estos consejos! 

 
Florian Weimert