Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Noticias

Testimonio de Anne

Florian Weimert

“El 14 de Agosto, una parte de la montaña Sugar Loaf se colapsó tras una lluvia intensa, lo cual resultó en deslizamientos de barro. Esto, como también las inundaciones en la ciudad, causaron la muerte de 500 personas, hizo desaparecer a 700 personas más y dejó a cientos de personas sin casa. Al día siguiente ya teníamos suficientes recursos económicos para hacer la primera repartición de alimentos entre las víctimas. Fue surrealista el ver una gran parte de la tierra desaparecer y fue más que devastados ver como las víctimas se quedaban sin nada, en muchos casos también sin familia. Al caminar a través de las zonas donde el barro ha arrasado con todo, me preguntaba quién solía comer de los platos rotos que se veían, y quién llevaba puesta la peluca que ahora yace en el barro.

Al mismo tiempo, era esperanzador ver como nuestro equipo en Freetown no se paraba ante nada para ayudar a esta gente: trabajaron siete días a la semana, doce horas cada día. Todos los días los equipos venían a nuestra oficina para llenar sus coches e ir a hacer otra repartición. Cuando estaban en los refugios, no sólo trabajaban arduamente levantando cajas muy pesadas y haciendo paquetes de comida, sino que también aconsejaban a las víctimas y las animaban a seguir teniendo esperanza. Ayudaron a los heridos a ir a los centros de salud, promovían la higiene y encontraban a cuidadores temporales para los niños que se habían quedado solos.

Cada día, después de repartir los alimentos, los líderes de los seis equipos volvían a la oficina, para resumir y explicar lo sucedido ese día: el estado de las víctimas, la colaboración de otras agencias ese día, compartían consejos sobre cómo manejar de la mejor manera posible los traumas, compartían ideas sobre cómo promover la higiene, cómo advocar por lo que las víctimas realmente necesitaban…

Para algunas personas, la única comida que habían recibido en días e incluso semanas, habían sido los paquetes de comida proporcionados por Street Child, por lo cual las comunidades en los refugios se mostraban extremadamente agradecidos. Por lo tanto, aunque nuestro equipo estuviera exhausto después de hacer este arduo trabajo durante semanas seguidas, habían cogido tal cariño a las víctimas que simplemente no querían decepcionarlas. Hoy en día, todavía estamos comprometidos con ellas, pero después de dos meses desde el deslizamiento de barro la situación ha empezado a calmarse. Para nuestro equipo ahora es momento de mirar hacia delante y descubrir cómo seguir ayudando a las víctimas a largo plazo. Esto probablemente se convierta en poder crear acceso a la escuela para los niños que han sido víctimas de esta catástrofe y poder ayudar a las familias a reconstruir su vida de nuevo.

Con esto, quiero de nuevo felicitar al increíble equipo en Freetown, y animar a todos nuestros seguidores a continuar ayudándonos”