Nuestros proyectos humanitarios en Liberia

La débil economía de Liberia, la cual fue devastada por la guerra civil, aún no ha podido recuperarse tras ser afectada por la crisis del ébola. 500,000 niños ya no van a la escuela y otros 500,000 corren el riesgo de abandonar la escuela prematuramente. Además, solo el 36% de las mujeres jóvenes puede leer, en comparación con el 63% de los hombres jóvenes. Por lo tanto, es necesario mejorar la situación en este país donde la igualdad de género es la más baja del mundo (PNUD, 2015).

Nuestros proyectos

Street Child ha estado trabajando junto a su organización hermana local Street Child of Liberia (SCoL) desde 2013. Trabajamos con varios proyectos con el objetivo común de lograr que la educación sea accesible para todos. Comenzamos nuestro trabajo en Monrovia, y luego expandimos nuestro trabajo a áreas remotas como el Condado de Maryland, una de las regiones más pobres del país.

 
Street Child Liberia

EDUCACIÓN CUALITATIVA

Desde septiembre de 2016, Street Child of Liberia ha estado trabajando con el Ministerio de Educación de Liberia para mejorar las escuelas del gobierno de forma cualitativa. El plan de Street Child para mejorar estas escuelas se basa en cuatro puntos de enfoque: fortalecimiento de la gestión escolar, desarrollo de docentes, aumento de la presencia de docentes y alumnos y mayor involucramiento de los padres en el proceso de aprendizaje.

Street Child of Liberia también comenzó un nuevo programa de aprendizaje intensivo en Liberia en febrero de 2017. 750 niños de 8 a 12 años participaron durante un período de 6 meses. El objetivo de este programa es llevar con éxito a estos niños no escolarizados de vuelta a una escuela del gobierno.

Liberia Street Child

PROTECCIÓN INFANTIL

Street Child brinda apoyo psicosocial a los niños que viven en la calle, un componente esencial para el desarrollo de estos niños. Hacemos esto a través de trabajadores sociales quienes actual de intermediario para que el niño pueda volver a formar parte de una familia (alternativa) nuevamente.

Street Child luego brinda apoyo a estos niños a través de ferias escolares y materiales escolares. Proveemos uniformes escolares, libros, zapatos y bolsas. Los trabajadores sociales visitan regularmente la escuela para verificar la presencia y el progreso de los niños.

Durante el apogeo de la crisis del ébola, nuestros trabajadores sociales prestaron apoyo a los huérfanos traumatizados de las familias afectadas. También hemos dado la llamada "Streetcorner education" a los niños de la calle con el fin de que ellos mismos puedan tener una mayor iniciativa de impulsar tu propio desarrollo.

Street Child Liberia

SUSTENTO FAMILIAR

En Liberia también apoyamos a las familias a través de nuestro Esquema de Empresas Familiares. Las familias reciben una beca para establecer un negocio y reciben capacitación para poder desarrollarlo. El objetivo de este programa es que los padres o tutores puedan, en un momento dado, cubrir los costos de la educación con las ganancias de su negocio familiar. Con este proyecto, Street Child está trabajando en una solución a largo plazo.

En julio de 2016, un equipo de investigación especializado en Street Child entrevistó a más de mil jóvenes adultas sobre los obstáculos a la educación. Se mencionaron el embarazo adolescente, los matrimonios infantiles y las creencias culturales, pero la mayoría considera que el mayor obstáculo es la pobreza. En 2016, Street Child of Liberia comenzó un programa de tres años que que pretende abordar este problema para así beneficiar a más de mil niñas y sus familias en Montserrado, Grand Capa Mount y Margibi.


 
 
  BENEDICT, EL MAESTRO DEDICADO A TRANSFORMAR VIDAS   Benedict fue un maestro voluntario en la Escuela Borlorla por más de siete años. El asistía a pesar de un viaje diario de tres horas.  En 2016, Street Child apoyo a esta escuela al ofrecer capacitación extra a maestros como Benedict, y asesoramiento para recibir certificaciones oficiales de enseñanza por parte del gobierno. La participación de Street Child en la escuela hasta ahora ha sido tan exitosa, que la asistencia ha aumentado de ciento cincuenta estudiantes a más de cuatrocientos, ¡aun cuando la mayoría de los niños deben caminar de 1 a 2 horas diarias! Para manejar este enorme aumento en los estudiantes, Street Child ahora está trabajando con la comunidad para construir aulas adicionales y ofrecer materiales de aprendizaje.   

BENEDICT, EL MAESTRO DEDICADO A TRANSFORMAR VIDAS

Benedict fue un maestro voluntario en la Escuela Borlorla por más de siete años. El asistía a pesar de un viaje diario de tres horas.

En 2016, Street Child apoyo a esta escuela al ofrecer capacitación extra a maestros como Benedict, y asesoramiento para recibir certificaciones oficiales de enseñanza por parte del gobierno. La participación de Street Child en la escuela hasta ahora ha sido tan exitosa, que la asistencia ha aumentado de ciento cincuenta estudiantes a más de cuatrocientos, ¡aun cuando la mayoría de los niños deben caminar de 1 a 2 horas diarias! Para manejar este enorme aumento en los estudiantes, Street Child ahora está trabajando con la comunidad para construir aulas adicionales y ofrecer materiales de aprendizaje.

 

  ESTHER, LA TRABAJADORA SOCIAL QUE DEFIENDE LA EDUCACIÓN PARA LAS NIÑAS    "Quiero ayudar a otras madres a convertirse en modelos a seguir. Trabajando con estas niñas, encontré mi pasión por el trabajo social."   La trabajadora social y madre de dos, Esther Harris, trabaja con madres y niñas para ayudarles a ir a la escuela. Esther ha superado muchos de los retos que la vida le ha impuesto, incluyendo el tener que dejar la escuela por la pobreza. Ahora está ayudando a abrir nuevas puertas a otras madres para no sólo mejorar sus vidas sino para también mejorar las de sus hijos.

ESTHER, LA TRABAJADORA SOCIAL QUE DEFIENDE LA EDUCACIÓN PARA LAS NIÑAS

"Quiero ayudar a otras madres a convertirse en modelos a seguir. Trabajando con estas niñas, encontré mi pasión por el trabajo social."

La trabajadora social y madre de dos, Esther Harris, trabaja con madres y niñas para ayudarles a ir a la escuela. Esther ha superado muchos de los retos que la vida le ha impuesto, incluyendo el tener que dejar la escuela por la pobreza. Ahora está ayudando a abrir nuevas puertas a otras madres para no sólo mejorar sus vidas sino para también mejorar las de sus hijos.